¿Cuales son los signos más infantiles del Zodiaco?

No todas las personas maduran de la misma forma. Hay quienes desde edades muy tempranas quieren comportarse como adultos y por ende dirigen todos sus esfuerzos en actuar de esta forma. De la misma manera, ocurre que algunos llegan a la adultez y pareciera que simplemente no quisieran crecer. Es como si se quedaran en la nostalgia de ser unos pequeñines y estar protegidos en esa vida cómoda y fácil de la niñez. Hay quienes ni siquiera asumen que han crecido por más que así parezca en su exterior. A decir verdad, algunos arquetipos zodiacales definen la propensión a este tipo de conductas. Por eso, hoy te indicaremos cuales son los signos más infantiles del zodiaco.

Cáncer es el signo más infantil del zodiaco y Aries le sigue

No resulta extraño que los signos de agua encabecen esta lista. Después de todo, la realidad de ellos gira en torno al sentimiento y sentirse mejor como niños es precisamente un asunto emocional. En este sentido, quizás el signo más infantil de toda la ronda zodiacal es Cáncer. La mayoría de sus nativos sienten una aprensión extralimitada por sus familiares, en especial por sus padres. Además, se conoce la característica nostalgia canceriana en torno al hogar y el ambiente familiar durante la niñez. Estos chicos y chicas viven para sus familias y cuando crecen se alimentan del recuerdo. Algunos no podrán superar el hecho de apartarse de sus hogares maternos y esto podría afectar incluso su vida amorosa.

La verdad es que la mayoría de los cancerianos quisieran volver a la niñez, ese espacio seguro donde eran la luz de los ojos de sus padres. Si además los nativos de este signo son muy consentidos, esta sensación de necesidad de regreso se pondrá en mayor evidencia a partir de la adultez. Otro que ocasionalmente se comporta como un chiquillo es Aries. En sus rabietas pueden ser tan caprichosos y consentidos como unos pequeños de siete años de edad. Aries no es infantil siempre, pero también extraña el calor familiar que le cobijaba cuando era niña. Sus berrinches pueden ser tan irracionales como los de un niño pidiendo una golosina que no le han querido dar.

Géminis y Escorpio le siguen

Géminis es un signo de personas un tanto controladoras. Por ende, no extrañe que sus conductas rayen eventualmente en episodios guiados por el capricho. Claro que el niño geminiano es tan inteligente y activo como un adulto, pero a medida que crecen extrañan el espacio de protección que tenían en la infancia. En el pasado, ellos podían conseguir todo lo que querían con tan solo llorar o pedirlo, pero al crecer chocan con la idea de que la vida suele ser más difícil. Claro que si hay un signo adaptativo es este. En menor medida, muchos adultos de Escorpio no aceptan la dificultad de la adultez. Muchos abandonan cualquier trabajo o pareja al encontrar el primer error. Ellos quieren que los consientan que las personas les rindan pleitesía y cuando ven la primera señal extraña, abandonan. Por eso, suelen tener episodios infantiles y una adultez difícil de encaminar a nivel sentimental.

Artículos relacionados