El ángel que protege a Libra

Al invocar a su ángel, Libra quien vive buscando el equilibrio, adquiere la sabiduría que necesita para dirimir pacíficamente los conflictos en que interviene como mediador diplomático. También recibe consejo cuando siente que su inseguridad desborda los lindes de su control. Podríamos escribir su nombre aquí, pero nunca podríamos hacer justicia a su significado con tan breves letras terrenas. Su nombre es Uriel y es uno de los siete arcángeles, el Ángel de la presencia de dios, el ángel de la justicia. Es el que ilumina la vida de la persona de signo Libra.

Un arcángel que nunca pierde de vista a Libra

Uriel es un ángel perteneciente al Coro de las Virtudes. Entendiéndose como virtud a todo aquello que favorece el crecimiento personal. Este ángel ayuda a Libra a superar aquello que todos los humanos poseemos y que muchas veces no conseguimos superar, el ego.

Para invocar a su ángel, Libra tendrá que presentarse ante él sin intenciones maliciosas y con el corazón puro, sin sentimientos de rencor, odio o venganza, sin ambiciones desmedidas y sin actitud hostil. Bajo estas circunstancias, Uriel responderá a las peticiones de Libra. Para convocar su presencia puedes utilizar las palabras que encuentres con la guía de las personas que deseen tu bien o puedes utilizar las frases que broten de tu interior, empapadas con tu propia esencia y tu sentir personal.

Una plegaria a Uriel

Arcángel Uriel, te invoco en esta hora de la noche, cuando muchos de los míos duermen en espera de que mañana tenga más alegrías para ellos. Para no defraudar su expectativa, para corresponderles con amor y seguridad. Dame fuerzas para actuar con justicia, incluso en las situaciones más difíciles. Ilumina con tus rayos de luz genuina donde haya oscuridad, para que mis ojos puedan ver lo que el mundo me oculta. Que mis necesidades sean sólo las necesarias y que mis sentidos no se emboten con ilusorias riquezas de fantasía.

Ayúdame a actuar con discernimiento, que de mi boca emanen palabras de sabiduría. Libra escuchará, entonces, la apacible voz de Uriel, hablándole en celestial coro desde su interior. Hijo mío, acudes a mí con palabras de amor, vienes a mi presencia y me hablas de tus debilidades, de tus dudas, de tus buenas intenciones. Hay un consejo para ti, y consiste en que no pretendas solucionar todos los conflictos tú solo, esa misión te tomaría la vida entera y no alcanzarías un mínimo de satisfacción.

Mantén siempre presente, dentro tuyo, que no puedes complacer a todos; incluso cuando actúes con franqueza y midas con meticulosidad lo que le corresponda a cada quién, no conseguirás satisfacer las expectativas de la mayoría. Ayuda a quien lo necesite y brinda amor en lugar de querer siempre cambiar lo que no va con tus pareceres. Tenme siempre presente en tu diario bregar porque yo estaré siempre contigo. Libra, un signo de equilibrio, de belleza y arte, mejora sus relaciones con las demás personas, mejora su sentido del humor, adquiere un nuevo sentido de la justicia.

Artículos relacionados