La historia de los signos del zodiaco chino

Cuenta la leyenda que el buda quiso reunir a todos los animales para dar testimonio de su obra y última voluntad. Aunque la fauna era muy vasta, solo 12 animales honorables se hicieron presente a su importante llamado: el buey, el tigre, el conejo, el dragón, la serpiente, el caballo, la cabra, el mono, el gallo, el perro y el cochino. La tradición China consta de grandes historias transmitidas de forma oral y escrita y en ellas destaca el zodiaco chino. Pero son muchas las historias a modo de enseñanza que tienen que ver con este oráculo proveniente del oriente del mundo. Además, todo el origen está fundamentado en las fuerzas creadoras del ying yang, de los cuales se desprenden los 5 elementos que son agua, fuego, aire, metal y tierra. A diferencia del horóscopo tradicional de occidente, en el chino la tierra no alberga a ningún animal o signo.

Historia ligada al origen

En el horóscopo chino, el zodiaco es un asunto ligado a la historia de la creación. Todo se conjuga en un sistema integrado que engloba tiempo, espacio y vida. Por eso, los cálculos son muy exactos y se fundamentan además, en la posición solar y no en la hora local. Pero las leyendas explican de forma didáctica el origen de los animales como arquetipos que explican la personalidad y misión de cada hombre y mujer que habita en el mundo. Una de Otra versión indica que en épocas antiguas el Emperador de Jade convocó una carrera para definir de forma justa y meritocracia quienes entrarían al zodiaco.

De allí se desprenden historias como el nacimiento entre la enemistad entre el gato y al rata. Al parecer, estos eran ingeniosos y escurridizos pero tenían pocas opciones al cruzar un lago que formaba parte de la carrera. Analizando su problema, ambos animales decidieron inteligentemente montarse en el lomo del buey para poder cruzar por el agua. Como este era un animal muy noble les ofreció el auxilio pero durante la travesía la rata decidió empujar al gato hacia el lago. Esto le permitiría llegar de primero y el burro entre tanto, reclamaría para sí el segundo lugar.

Una leyenda en donde el tiempo es importante

En tercer lugar llego el tigre, cansado de luchar contra el agua turbia y valiéndose de su fuerza y resistencia. El cuarto lugar lo ocuparía el conejo, quien utilizo sus saltos para brincar de una orilla a otra ya sí todos fueron ocupando un lugar. Seguirían el dragón, el caballo y así sucesivamente. El hecho es que sus posiciones fueron importantes y definieron los tiempos en donde cada animal marcaría su influencia. Otra versión indica que el emperador puso a competir a todos los animales del mundo y dividió la competencia en dos. Los primeros 6 de cada una de ellas fueron los que ocuparon un lugar dentro del horóscopo chino.

En todo caso, lo que si queda claro según las enseñanzas es que cada signo representa el animal que los seres humanos llevamos dentro y que definen nuestra personalidad y forma de obrar. Cabe destacar lo asombroso que es el hecho de que otros horóscopos como el japonés o el vietnamita se fundamenten bajo las mismas reglas que el zodiaco chino. Claro que en el de Vietnam, el gato si pudo llegar y dejó fuera del oráculo al conejo. Según los japoneses, existe el jabalí y no el cerdo. Sin duda alguna, este es un oráculo con una historia llena de leyenda y misterio.

Artículos relacionados